Waleker, la araña, enseñó a tejer a la mujer wayuú. Su tejido descansa en el mito y los ritos de iniciación del encierro adolescente. Recios, creativos, solidarios, hospitalarios, respetuosos de la palabra, los wayúu conservan celosamente sus profundas tradiciones culturales, su apego a la tierra, una lengua propia y comparten en sus ‘rancherías’ un mundo diferente al de los ‘arijunas’ (extranjeros).
Festivales: En las diversas regiones de este departamento de la Guajira se celebran una gran variedad de festivales, entre los cuales podemos mencionar:
El festival cuna de acordeones en Villanueva, el festival del retorno en Fonseca, el festival del Dividivi en Riohacha, Festival de la cultura Wayúu en Uribia, Festival de la sal, gas y flamenco en Manaure, festival cuna de compositores en San Juan del Cesar.

DIBULLA
MANAURE
NAZARET
NABUSIMAQUE

“Tierra donde nace el sol”, ríos que acarician las sierras, nubes que maquillan los cielos y la vida estalla de mil formas diferentes. El amor es una constante entre sus habitantes y la sabiduría su guía espiritual.
El silencio se pasea con el viento que es el mismo de hace tiempo; tiempo que es la mano que escribe la historia, historia que templa el carácter de sus guerreros. Que supieron resistir a la barbarie, y al dolor”.

Comunidad Aruhaca“ Pensamos que antes de la creación del mundo y de la aparición de la luz, ya existían los espíritus de los seres que iban a existir. Esto nos permitió sentir que somos hermanos y que somos hermanos de todos los seres de la tierra. Como mujeres representamos la madre tierra y observamos, además, una estrecha relación entre la naturaleza y el hombre. Nosotros éramos espíritus, al igual que las plantas, los animales, las piedras Lo que iba a existir, existía antes en forma de espíritu. Por eso entre espíritus somos hermanos, con la naturaleza, con todo lo que existe: el cosmos, la tierra misma” LEONOR SABALATA.

Comentarios

Deja un comentario